Construcción sustentable sin objetivo

  • Fundadora y Gerente General, Constructora Infiniski .

La sustentabilidad en la construcción no parece tener un consenso generalizado en su definición. Y por lo mismo, se suele confundir los medios con el fin. No podemos perder de vista que el fin más evidente es que nuestros inmuebles ahorren mucho más energía en su vida útil que la energía que gastamos en construirlos. Y mientras más diferencia exista entre el ahorro y el gasto, mayor será la eficiencia energética que consigamos en el sector. Muchas constructoras se olvidan de esta premisa, porque como dijimos, confunden el fin con los medios.

Lo anterior hace que cada constructora desarrolle un sistema según su propia definición: unas se centran en sólo utilizar materiales que sean orgánicos y “naturales” por sobre los artificiales; otras, avanzan en la prefabricación argumentando que ésta genera menos residuos, mientras que otras sólo atienden a la incorporación de tecnologías renovables para declarar que sus construcciones son más “ecológicas”.

Lo cierto es que ninguna de las anteriores son una pérdida de tiempo ni son, por sí solas, malas iniciativas. Pero puede ser discutible que sólo se avance por uno de esos caminos sin calcular la inversión energética que suponen y la que revierten.

En Constructora Infiniski recorrimos todos los caminos anteriores y estas fueron las conclusiones:

  • Uso de materiales según su naturaleza ”eco”: Reutilizamos y reparamos containers usados hasta convertirlos en estructuras dignas de un proyecto de cálculo; instalamos lana de oveja como aislante térmico; probamos con el adobe para estructuras; vigas de madera de demolición para estructuras, y así un largo etcétera. Conclusión: El consumo de energía que requería la reutilización, reparación o producción de ese material verde era inmensamente superior a la energía que se gastaba en producir materiales tradicionales que cumplían la misma función de ahorro o incluso mayor. Por tanto ¿Qué es más útil para el medioambiente: gastar 100 para conseguir que la lana de oveja fuera un material aplicable a la construcción o los 50 que conseguíamos ahorrar con sus propiedades durante un determinado plazo de tiempo? El simple uso de materiales “verdes” no era suficiente si éstos no eran eficientes, dado que se gastaba más en producirlos o adaptarlos a la construcción, y no generaban un ahorro superior en su vida útil.
  • La prefabricación en la construcción puede suponer una disminución en la generación de residuos en terreno. Pero ¿Qué preferimos de cara al medioambiente: dejar 100 de residuos tóxicos y no degradables a corto plazo o 200 de residuos biodegradables y orgánicos?.
  • Incorporación de tecnología de energías renovables: Estas siempre son un gran aliado de la construcción sustentable, pero no podemos olvidar que simplemente es un buen compañero. Por sí solo nos es una partida que sea “LA” solución. ¿Qué es más eficiente: utilizar un panel solar para generar 100 de energía (por ejemplo: calor para calefaccionar) en una casa ineficiente que no puede retenerlo y tal como lo recibe, lo desecha? No sería mejor usar 50 de esos 100 en una casa eficiente que hará buen uso de esa energía y pasará el resto a la red central? No olvidemos que un panel solar no se hace solo y que producirlo supone también un gasto de energía.

En Constructora Infiniski después de todo lo anterior, nuestra conclusión ha sido desarrollar un sistema constructivo que utilice materiales según su eficiencia térmica y durabilidad, un sistema constructivo prefabricado que procure generar residuos que se desintegren rápidamente en el medioambiente y un sistema que se conecte directamente a la tecnología de energías renovables.

El proyecto denominado WPanel, es un panel constructivo que se produce en fábrica y cuenta con una tecnología de ensamblaje en terreno. Se produce con materiales orgánicos y reutilizables, y cuenta con un núcleo interior que contiene un líquido gel que tiene inercia térmica.

El desarrollo del producto implica su prototipación y testeo, trabajo que se va a realizar en el Parque de Innovación CTeC. Por lo que formar parte de esta red de socios, supone un antes y un después para la innovación de la construcción nacional, ya que somos un país acostumbrado a importar productos ante la carencia de apoyo para asumir los riesgos que supone un nuevo desarrollo, por lo que el parque potenciará el crecimiento de todas esas ideas que antes se quedaban en un cajón sin conocer su real potencial.