Lo que marcará la diferencia en la transformación digital en el sector construcción, será la capacidad de innovar por parte de las empresas

Mostrar todo

La industria de la construcción se enfrenta al reto de la digitalización, la incorporación de nuevas tecnologías, permitirá a las empresas del sector entender de mejor forma las necesidades de sus clientes, generando una mayor competitividad en el rubro. Gracias a la digitalización las organizaciones podrán mejorar la comunicación, aumentar la productividad, reducir los costos y generar un menor impacto ambiental, entre otros beneficios.

Su incorporación no sólo tiene que ver con la aplicación de la tecnología, sino que también influye en la organización, sus procesos y personal. En definitiva, supone un cambio completo de la cultura de la empresa y su comportamiento.

Para hablar sobre los desafíos que enfrenta el sector construcción en torno a esta temática, conversamos con Juan Carlos León, Gerente General de la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT).

¿Desde el rol de CDT en el sector construcción, como se percibe el impacto que significará en la industria la irrupción de la cuarta revolución industrial? ¿Qué cambios originará en el sector?

Lo primero es entender que la Cuarta Revolución Industrial, también conocida como Industria 4.0, se basa en la idea de automatización y digitalización de los procesos constructivos, lo que lleva a la "construcción inteligente". La irrupción de Internet of Things y la computación en la nube, así como el procesamiento masivo de información de Big Data, permitirá a las empresas del sector analizar todo el ciclo de vida de la obra en tiempo real y tomar decisiones informadas, que también se basan en las curvas de aprendizaje de los ERP especializados. Los modelos predictivos proyectarán los resultados de la construcción hacia el futuro, lo que permitirá a todos los actores ejecutar las mejores prácticas en la toma de decisiones en cada etapa del proceso de construcción.

¿Qué retos y desafíos plantea la digitalización en esta industria? ¿Qué beneficios se prevén?

El sector de la construcción no es ajeno a los cambios traídos por la era digital y, por lo tanto, enfrenta desafíos importantes este 2019, como el de unirse al carro de la Industria 4.0. Uno de estos desafíos es utilizar la tecnología BIM (Building Information Modeling), desde etapas tempranas de diseño y planificación, durante la ejecución de la obra hasta la entrega y operación del bien construido. La metodología BIM es mucho más que un software tipo "autocad 3D". Ofrece a todos los interesados en el ciclo de vida de la construcción, información de trabajo en tiempo real, conectando a arquitectos, ingenieros, proveedores y constructores a través de la misma plataforma tecnológica. Sin embargo, dado estos beneficios, la tecnología BIM, que está representada en gran medida por el programa “Revit” Autodesk, requerirá que los ERP corporativos de las empresas evolucionen y se adapten a esta nueva tecnología, ya que es necesario combinar los avances tecnológicos ofrecidos por BIM con la información que estos ERP deben ofrecer a los gerentes de proyectos desde etapas de planificación, proyección de recursos, presupuestos, gestión de costos, etc. Gracias a esta “automatización” se podrá evitar pérdida de productividad e inconsistencias en los datos de planificación, así como los posibles errores de procesos manuales no conectados.

¿Desde su perspectiva, hay soluciones tecnológicas digitales que emerjan con mayor fuerza para mejorar la productividad del sector construcción?

Sí. Existen tecnologías digitales que permiten a las organizaciones llevar la operación de sus negocios de una forma ágil, sencilla y apegada a la búsqueda de una mayor productividad, reduciendo costos, etc. En síntesis, estas tecnologías son las que promueven la transición de ser una empresa tradicional a un empresa 4.0, por ejemplo, el gran salto que ofrece al sector la tecnología BIM. El sector construcción contará con buenos aliados dentro de muy poco, debido a los avances y aplicaciones que muestran la robótica y la Inteligencia Artificial. La masificación de los smartphones y la conectividad de las redes de telefonía celular, benefician la administración de las obras al emitir informes o alertas en tiempo real y alimentar bases de datos con información directamente en la obra, en cuestión de segundos. El siguiente paso será ejecutar una parte de los controles de calidad y seguridad con sensores remotos instalados en lugares críticos, conectados por internet a las oficinas centrales de las empresas o directamente a los líderes de los proyectos. Las inmobiliarias comienzan a utilizar la Realidad Virtual y Aumentada, así como el concepto de hogar conectado con el IoT para comercializar los desarrollos de oficinas y viviendas, sin la necesidad de tener un espacio físico para ello. Las nuevas líneas de investigación plantean un escenario inteligente en la construcción con herramientas con infrarrojo, materiales inteligentes y sustentables, para reducir costos de construcción y disminuir el desperdicio de recursos.

¿Impactará al mercado laboral la irrupción de la digitalización? ¿En su opinión, qué requerirá la fuerza laboral para prepararse ante esta nueva forma de trabajo?

La transformación digital no sólo cambiará nuestra economía, sino también la naturaleza de los mercados de trabajo. La Industria 4.0, la irrupción de los robots y la Inteligencia Artificial cambiarán el mercado laboral. La revolución industrial de fines del siglo XIX y en lo sucesivo, expusieron a la automatización como destructora de puestos de trabajo antes de crear otros nuevos en cualesquiera de los parámetros de la economía. La diferencia es que las revoluciones anteriores aportaron a la civilización fuerza o destreza física, mientras que ahora las capacidades van mucho más allá, porque son cognitivas. Esta realidad incorporará una sensible preocupación acerca de cómo puede afectar la competitividad de los mercados a las condiciones laborales, los niveles de empleo y la distribución de la renta. No dudo que tendrá un efecto significativo sobre el empleo remunerado, en las estructuras organizacionales, en la financiación de las redes de seguridad social, en el papel y en las tareas de los representantes de los trabajadores. Los sistemas tradicionales de empleo se enfrentarán a cambios profundos y de largo alcance, aunque la dirección, la velocidad y el alcance de los mismos no se pueden predecir aún con certeza.

En conclusión, desde la mirada de la CDT ¿Qué es lo que marcará la diferencia entre el éxito y el fracaso de las organizaciones del sector en la nueva era digital?

Lo que marcará la diferencia será la capacidad de innovar de las empresas. Los empresarios son los llamados a ser el motor de estos cambios y por eso, desde su lugar de liderazgo y privilegio son ellos los responsables de dar un salto cuantitativo hacia la transición que el mundo de hoy exige: de empresa tradicional a empresa 4.0, dejando atrás procesos y modelos de gestión del siglo pasado. Por eso, para la Corporación de Desarrollo Tecnológico, promover el cambio cultural del sector es nuestra misión central, y no por nada nos hemos posicionado como líderes en la implantación de Sistemas de Gestión de la Innovación en empresas del sector construcción. Gracias a nuestro trabajo, muchas empresas se han dado cuenta que innovar es una práctica accesible, que se puede y debe aprender, accionar y gestionar de manera transversal por las personas que integran una organización, ya sea grande, mediana o pequeña; ya sean profesionales, administrativos o trabajadores de terreno; ya que es la única manera de minimizar riesgos tecnológicos y comerciales, asegurar márgenes sobre el promedio e integrar con éxito y protagonismo, la sociedad del conocimiento y la economía circular.

A esto, debemos sumar el rol clave de las nuevas tecnologías y digitalización que constituyen plataformas habilitantes de colaboración, que favorecen procesos de industrialización para el sector.

Además, se multiplican los emprendimientos y start ups desarrollando soluciones tecnológicas para la construcción, como el Proyecto SSAF, para digitalizar la construcción.

Finalmente, debemos destacar la importancia de la colaboración y el rol de articulación de la CDT para promover más innovación, productividad y sustentabilidad en la construcción.