SmartData Construcción, la transformación de la industria a través de los datos

Mostrar todo

La Transformación Digital (TD), es el proceso en que las empresas reorganizan sus métodos de trabajo y estrategias, para obtener mayores beneficios a través de mejorar la experiencia del cliente, permitiendo crear nuevos modelos de negocios, incorporando digitalización e implementación dinámica de nuevas tecnologías. La TD, no es impulsada por la tecnología, si no que por el cliente. Una empresa digitalmente madura recoge los datos de sus clientes, entra en un proceso de disrupción, se preocupa por la experiencia entregada e innova como estrategia.

En el año 2007, de los casi 300 billones de gigabytes de información existentes, 90% se encontraban en formatos digitales. Cisco estima que al 2020 la información llegará a los 2,3 zetabytes (equivalente a 2,3 x 1012 gigabytes). De este crecimiento exponencial, han nacido conceptos como Big Data y Smart Data, entre otros.

El Big Data es el uso de grandes cantidades de datos que pueden analizarse e implementarse de manera significativa. Está definido por 4 características que son: grandes volúmenes, alta velocidad, variedad, y veracidad. Por otra parte, Smart Data gira alrededor de dos importantes características: la veracidad y el valor de los datos, cuyo objetivo es filtrar el ruido y mantener los datos valiosos, los que pueden ser utilizados para la toma de decisiones inteligentes. Cuando no hay grandes volúmenes de datos, el Smart Data y las personas juegan un papel aún mayor, ya que la veracidad, selección y metodología de transformación, deben ser agudos para generar resultados de alto valor.

El crecimiento mundial de profesiones y Startup ligados a los datos, ha sido también extremadamente acelerado en los últimos años, y aprovechar las nuevas oportunidades que surgen es el gran desafío actual.

Al analizar la situación del sector construcción a nivel global, McKinsey estima que al 2030 en el mundo se requerirán aproximadamente US$57 trillones en infraestructura, dado el crecimiento del PIB.  La necesidad de impulsar la productividad, minimizar sobrecostos, tener mano de obra calificada, revertir la planificación ineficiente, la falta de automatización, la gestión inadecuada de riesgos, recursos y las prácticas poco sofisticadas en la cadena de suministro, son parte del estado actual del sector construcción e impactan fuertemente en sus resultados. Es por esto, que la construcción necesita ponerse al día en el contexto digital, para abarcar los  desafíos, considerando condicionantes como recursos naturales limitados.

Dentro de 10 años, la digitalización a gran escala podría ayudar a la industria de la construcción a salir de su estancamiento y generar un ahorro anual estimado de 12%-20%, equivalente entre US$1 billón y US$1.7 billones (World Economic Forum & Boston Consulting Group). Las empresas podrían tener entre 20%-30% de márgenes de ahorro si diseñan sus operaciones incorporando digitalización (McKinsey 2016). En cuanto al Internet de las cosas (IoT), aproximadamente 30 mil millones de objetos podrían conectarse a través del IoT en los próximos años, pudiendo provocar una economía mayor a los US$11 billones en 2025.

La Digitalización aplicada al sector construcción, tiene el gran potencial de beneficiar a la industria en:

  • Mejorar sustancialmente la coordinación en todo el proceso constructivo, obteniendo un mejor resultado con menor riesgo, mayor eficiencia y posibilidad de aumentar márgenes de todos los actores.
  • Disminuir el riesgo a través de decisiones tomadas con datos confiables.
  • Mejorar la comunicación con los clientes aumentando el valor a ellos
  • Permitir acceder a nuevas oportunidades de negocio.
  • Generar procesamiento masivo de datos, permitiendo analizar todo el ciclo de la obra en tiempo real y tomar decisiones informadas.
  • Generar modelos predictivos para optimizar decisiones.
  • Interoperar información entre sistemas y ERP.
  • Reducir costos, dada la optimización de procesos en toda la cadena.
  • Enfrentar la competencia entrante al país.
  • Facilitar la captación de personal calificado en tecnologías actuales.
  • Motivar y generar mayor seguridad a los empleados mediante la formación continua en temáticas digitales actuales.

La mejora del proceso constructivo impactará positivamente en el producto final, siempre que se internalicen las necesidades del cliente, mejorando su experiencia a través de mayor fluidez y customización, considerando que cada vez es un cliente más informado y con poder de decisión.

Considerando que la industria de la construcción es una de las menos digitalizadas de toda la economía (McKinsey Global Institute 2015), CTeC ha involucrado importantes recursos en desarrollar una plataforma tecnológica, que consolide datos  actualizados, levantados y procesados desde diversas fuentes públicas y privadas, que permitan generar indicadores relevantes de sustentabilidad y productividad de la industria de la construcción en Chile. Esta plataforma, facilitará el análisis, respaldando la toma de decisiones, permitiendo la resolución de problemas y visualizando oportunidades antes no percibidas. De este modo, CTeC crea “SmartData Construcción” que tiene entre sus objetivos:

  • Centralizar y vincular información que permita visualizar el comportamiento de la industria de la construcción nacional.
  • Brindar respuestas rápidas a consultas en torno a productividad y sustentabilidad.
  • Facilitar el análisis, interpretación y conclusiones relevantes, mediante herramientas de visualización, ayudando a la toma de decisiones estratégicas de empresas partícipes del sector o potenciales entrantes.
  • Apoyar el desarrollo de políticas públicas orientadas a mejorar la productividad y la sustentabilidad de la industria de la construcción.

Los atributos de SmartData Construcción están orientados a la calidad de los datos, la confianza en sus fuentes y tratamiento, visualizaciones interactivas de información agregada, veraz, efectiva y de forma eficiente. Se trabajará en desafíos de crecimiento, donde la colaboración, interoperabilidad, veracidad y efectividad, serán piezas claves, que ayudarán a potenciar estándares y metodologías, para una transformación digital sostenible y escalable.